Portada artículo Toy Story 4

Toy Story 4, porque la animación no es solo para niños

Toy Story 4 es la nueva película de Disney / Pixar. Está dirigida por Josh Cooley y escrita por Andrew Stanton y Stephany Folsom. Esta cuarta entrega, a priori definida como innecesaria, está causando sensación en los cines de todo el mundo.

Crítica de Toy Story 4

La sinopsis de Sensacine

El sheriff Woody y el miembro del Comando Estelar Buzz Lightyear, junto al resto de la pandilla de juguetes, están a punto de hacer un viaje familiar por carretera con Bonnie, su querida dueña. Pero cuando aparece Forky, una manualidad hecha por Bonnie convertida en juguete, empiezan los problemas. Forky, que es un tenedor-cuchara, no se siente como un juguete, y por eso Woody quiere ayudarle a descubrir la importancia de ser el juguete de una niña. Claro que todo se complica cuando este tenedor-cuchara salta de la autocaravana en la que viajan, y Woody sale en su busca. En esta aventura por carretera descubrirán lo grande que puede ser el mundo para un juguete.

Porqué Toy Story 4 no es solo para niños

Para empezar, no solo Toy Story 4 no es solo para niños. Recientemente, leí un artículo en el que este hecho se atribuía a su estreno allá por 1995 y que hoy, aquellos adolescentes que fueron a verla, son adultos a merced de la nostalgia. Y no puedo estar más en desacuerdo.

En mi opinión, lo único demasiado mayor relacionable con la animación son los prejuicios que la encasillan como entretenimiento para niños. Pero no por la nostalgia precisamente. Nada más lejos de la realidad. Quizás el público infantil sea su target en la mayor parte de las ocasiones, pero el anime ha demostrado que no siempre es así. Aunque, en este caso no hablamos de anime. Hablamos de ‘Toy Story‘ y de Pixar.

Ya en 1995, cuando se estrenó su primera entrega, revolucionó el mundo del cine -esto da para otro artículo-. Os dejo un tweet con un vídeo muy interesante realizado por Insider que analiza estos 24 años y sus más de 20 películas:

La producción cinematográfica y los avances realizados por la originalmente escisión de Lucasfilm son fascinantes. Sin embargo, lo realmente admirable es que Pixar no se para ahí. Además de su sublime calidad técnica, en la (cuasi)totalidad de sus entregas encontramos un elemento común: el trasfondo profundo, adulto, que a los niños se les escapa.

Su latente humor, sus maravillosas bandas sonoras y su encanto tienen como piedra angular una elevada cuestión humana. En este proceso, fácilmente descriptible pero no realizable, es en el que Pixar consigue la sonrisa más sincera de un niño a la par que a nosotros, los mayores, nos encoje el corazón.

Por todas estas razones es casi insultante oír que la animación es para niños.
Pero hablemos de Toy Story 4.

Un juguete también tiene que tomar decisiones

El film es casi un spin-off de Woody. Es cierto que ya ‘Toy Story 2 se asemeja estructuralmente, pero, en mi humilde opinión, usar el nombre de ‘Toy Story‘ para esta película es casi excesivo. Tenemos muy poquito del resto de nuestros juguetes favoritos de la gran pantalla. Eso sí, se nos presentan algunos nuevos. El central Forky o el particular Duke Caboom, entre otros.

©2019 Disney/Pixar. All Rights Reserved.

La premisa central es un duelo moral entre el debo y el quiero que tiene como protagonista a Woody, como ya he mencionado. Mediante un flashback se nos anuncia que hubo un día en el que ya tuvo que rechazar a Bo Peep, su  particular romance juguetil, por su compromiso para con Andy.

Ahora, nueve años después, Woody está algo perdido y, por cosas del destino, la antigua pareja vuelva a encontrarse removiendo, así, el pasado.

La importancia de encontrar tu camino, tu lugar en el mundo

Si este titular no te resulta familiar es que o eres demasiado joven o has tenido la suerte, frialdad o equilibrio de haber tenido absolutamente claro tu futuro y tus metas. Hoy en día, las personas nos encontramos un mundo perfectamente organizado, con todo en su lugar, en el que, casi por imposición, la senda de nuestra vida está marcada.

Puede que por alguna razón te hayas visto fuera de esa senda o que el irreverente paso del tiempo y la propia vida te hayan obligado a replantearte toda tu existencia, a hacerte las preguntas que nunca quisiste hacerte y que, por desgracia, te hayan llevado hacia la oscuridad.

Nuestro sheriff, como ser con alma y con razón a pesar de juguete, ha llegado a este punto y Toy Story 4 te invita a vivir junto a él su combate interior.

Pero no, Toy Story 4 no es ningún drama

Tranquilo. La trama es tan subyacente e implícita que no te impide disfrutar ni un ápice del maravilloso aroma infantil que arranca sonrisas entre los más pequeños y que fluye entre nuestros juguetes. Los nuevos personajes son una brisa de pura frescura, una válvula de escape a la monotonía. Todos tienen grandes momentos. Buzz nos regala un maravilloso gag y Woody traza un nuevo registro en su perfil psicológico. Qué decir de lo técnico que el extraordinario vídeo no haya descrito.

©2019 Disney/Pixar. All Rights Reserved.

En fin, que sí, que Pixar no se corta y vuelve a hacer su magia. Qué se le va a hacer… Personalmente, os invito a disfrutar sin prejuicios de Toy Story 4, sin acusarla de innecesaria. Simplemente disfrutad. Siempre es un gozo ver una película bien escrita, redonda, excelente técnicamente.

CALIFICACIÓN: 80/100

Toy Story 4, porque la animación no es solo para niños
4.8 (95%) 4 vote[s]
¡Comparte!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *