Portada Trilogía de Precuelas

Trilogía de Precuelas. Star Wars, un inicio

No sé si es buena idea iniciar este especial por la trilogía más criticada de la saga, pero en fin… Mayo, el mes que alberga el Día del Orgullo Friki y, como no, el Día de Star Wars. El día 19, hizo 20 años del estreno del Episodio I, ¿qué mejor mes para empezar con este especial? La Trilogía de Precuelas o Segunda Trilogía está compuesta por Episode I: The Phantom Menace (1999), Episode II: Attack of the Clones (2002) y Episode III: Revenge of the Sith (2005).

Para empezar, aclaremos nomenclaturas. En la dilatada saga de Star Wars, encontramos tres trilogías: la Trilogía Original (1977-1983), la Trilogía de Precuelas (1999-2005) y la Trilogía de Secuelas (2015-2019).

Lo más difícil de empezar ha sido elegir por dónde. Me explico. Soy muy de investigar en que orden es más correcto disfrutar de grandes sagas como esta. Ya me pasó con el UCM -me decanté por el orden de los Russo-. Para mi sorpresa, con Star Wars había más posibilidades.

Os dejo por aquí cuatro propuestas: en qué orden ver las películas de Star Wars.

Trilogía de Precuelas

La verdad es que me ha costado empezar. El problema, para mí, ha sido -o es- que Star Wars sufre de un éxito atroz. Todos, en algún momento, nos hemos topado con alguna de sus películas en la televisión, alguna frase icónica por alguna red social o algún comentario susceptible de contener algún spoiler. Esto se traduce en chorrazos de argumento, aliens y planetas sin pies ni cabeza.

Luego, sabías quiénes eran Obi Wan, Leia y Luke, por supuestísimo conocías a Yoda, pero, ¿realmente sabías algo de Star Wars? Sin embargo, esto mismo juega a su favor.  Porque, ¿quién no sentiría curiosidad por conocer y formar parte de una saga así?

En resumen, que consciente de que iba a ver muchas caras, escenas y frases conocidas, me armé de ganas y me puse manos a la obra. Como avanzaba, esta Trilogía de Precuelas fue muy criticada por los fans de la Trilogía Original. No obstante, después de este pase, no tengo dudas de que hay mucho bueno en ella.

Una saga sin igual

Star Wars tiene algo muy importante: encanto. Tiene la suerte de contar con unos elementos que la hacen completamente especial e inigualable. ¿Quién iba a pensar que una obra que presumía de unos cliffhangers tan descarados y de infinitas transiciones de cortinillas iba a alcanzar tal éxito? Por eso, tampoco es de extrañar que George Lucas encontrase tantas dificultades para dar a luz al Episodio IV.

Pero bueno, centrémonos. ¿Qué es lo que realmente destaca en esta Segunda Trilogía o Trilogía de Precuelas?

Diseño gráfico, fotografía y coreografías

Evidentemente, los efectos y el diseño gráfico de la Trilogía Original eran bastante cutres. Hay que entender el contexto. Era el año 1977 y George Lucas había conseguido sacar adelante una primera película después de muchos noes y gracias a American Graffiti. Un difícil inicio que desarrollaré en el próximo artículo.

En este caso, a pesar de estar aún a principios de siglo, disfrutamos de unos escenarios mucho más trabajados. Una galaxia con brillo, acusada posteriormente de incoherencia con respecto al resto. Comprensible, ya que no volvemos a ver ese esplendor en toda la saga. Sin embargo, su sentido no es otro que acentuar la carencia de este en las otras dos trilogías por culpa del gobierno del Imperio.

Star Wars en la Plaza de España

Por otro lado, durante las tres películas se eligen localizaciones fascinantes. Paisajes y edificaciones existentes como la Plaza de España de Sevilla. Consiguiendo, así, una fotografía cuidada, notable.

Por su parte, las coreografías -posiblemente demasiadas- son muy correctas. Hay grandes luchas con el sable láser. Desde Obi Wan y Anakin hasta Yoda y el Conde Dooku. No se olvida de recalcar el inherente honor de portar el sable láser.

A propósito de coreografías y efectos, el Episodio II prácticamente se inicia con una persecución que a mí, personalmente, me recordó a On Your Mark. Un cortometraje musical que dirigió Miyazaki, ya con Studio Ghibli, en 1995. Os lo dejo aquí:

Vestuario, maquillaje, caracterización y peluquería

Sin duda, la caracterización de Darth Maul es de un nivel altísimo. Los extravagantes peinados y vestidos de Padmé no se quedan atrás. Y, para rematar, los vestuarios de cada miembro de la República son absolutamente maravillosos. Es así como, esta faceta de la producción, se convierte en un factor clave en la inmersión del espectador dentro del universo.

Padmé Amidala

John Williams y Drew Struzan

Seguramente uno más conocido -y reconocido- que otro, John Williams y Drew Struzan son dos nombres importantes de la saga. Para esta Trilogía de Precuelas, Struzan nos hizo un inigualable regalo. Disfrutad del mejor ilustrador de pósters de la historia del cine:

Pósters de Drew Struzan para la Trilogía de Precuelas

¿Qué decir de John Williams que no se haya dicho ya? Compuso una de las mejores Bandas Sonoras de toda la historia del cine. Icónicas melodías que todos guardamos en la memoria. Desde la banda en la cantina hasta los créditos iniciales.

 

Trilogía de Precuelas. Star Wars, un inicio
5 (100%) 1 vote[s]
¡Comparte!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *