Portada de Avengers: Endgame

Avengers: Endgame. Fin del Camino

Más de diez años después, se cierra un ciclo. Avengers: Endgame es mucho más que un estreno normal. La nueva entrega de Marvel está dirigida por los hermanos Russo (Captain America: Civil War, Captain America: The Winter Soldier) y escrita por Christopher Markus y Stephen McFeely, autores de de Thor: The Dark World y Capitán América: The First Avenger, a partir de la serie de cómics La Guerra del Infinito, creada por Jim Starlin.

Ha roto con todos los récords de taquilla establecidos por Titanic y otras tantas icónicas cintas de los últimos años, como Avatar.

Crítica de Avengers: Endgame

La sinopsis de Sensacine

Después de los devastadores eventos ocurridos en Vengadores: Infinity War, el universo está en ruinas debido a las acciones de Thanos, el Titán Loco. Tras la derrota, las cosas no pintan bien para los Vengadores. Mientras Iron Man (Robert Downey Jr.) vaga en soledad junto a Nebula (Karen Gillan) en una nave lejos de la Tierra, el grupo encabezado por Capitán América (Chris Evans), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Hulk (Mark Ruffalo) y Thor (Chris Hemsworth) deberá tratar de revertir los efectos de la catástrofe provocada por Thanos. Los Vengadores deberán reunirse una vez más para deshacer sus acciones y restaurar el orden en el universo de una vez por todas. Esta vez, contarán también con aliados como Ojo de Halcón (Jeremy Renner) y Capitana Marvel (Brie Larson), además de Ant-Man (Paul Rudd), que presumiblemente podría haber estado atrapado en el Reino Cuántico. Juntos, se prepararán para la batalla final, sin importar cuáles sean las consecuencias.

Porqué me encantó Avengers: Endgame

Como supongo que todos ya sabréis, he hecho el #MCUMarathon. Cubriendo, así, toda la obra del Universo Marvelita en tres artículos muy completos (Fase 1, Fase 2 y Fase 3). Por su parte, en nuestra cuenta de Twitter hay más de 50 tuits con resúmenes, teorías e imágenes.

En resumen, me he empapado de nostalgia después de estos diez años de pelis. Si ya tenía hype por verla, haber tenido que esperar dos semanas más casi me mata. Encima, el miedo a los spoilers me quitaba el sueño. Al final, terminé. Y con orgullo me personé en una sala ya vacía -después de casi tres semanas y tres millones de espectadores- palomitas y Coca-Cola en mano.

Y sí, ya lo he dicho, me encantó.
Hay que entender que hay muchos elementos que coartan mi plena objetividad. Ya lo veréis.

Tres horas de película

Para empezar, la duración. Todo esto trajo de que hablar durante los meses previos al estreno. Es normal. Pero, tal y como los Russo dijeron, no podía durar menos. Hay que ser conscientes de que había bastantes arcos argumentales que cerrar y varios principios, semillas, que añadir.

Para mí, la duración es adecuada. Las películas deben tener cierto ritmo pero nunca ir atropelladas, algo que le está pasando ahora a Game of Thrones. Es cierto que su caso es diferente. Veámoslo.

A día de hoy, la evolución del entretenimiento ha provocado un cambio en términos audiovisuales entre cine y televisión. Antes, existía una especie de división, basada sobre todo en caché, entre actores exclusivamente de la pantalla grande y actores de la pantalla pequeña.

Hoy, el exacerbado consumo audiovisual, provocado entre otras cosas por las nuevas plataformas de streaming, ha causado un boom. Estas diferencias prácticamente ya no existen. En términos económicos, se han igualado los ingresos entre unos y otros. Como consecuencia, hay ocasiones en las que en televisión se cobra incluso más que en cine.

Es el caso de Game of Thrones. Su éxito ha obligado a sus productores a firmar contratos millonarios con sus protagonistas que, en su mayor parte, cobran por capítulos. Siendo así, desde la misma producción, para ahorrar costes, intentan presionar -cuando no, imponer- para ejecutar capítulos con carácter de mediometraje -o largo-.

Cierres de los arcos argumentales

Hablar de arcos argumentales está muy de moda. Markus y McFeely han conseguido cerrar con éxito prácticamente cada uno de ellos. A la vez, han abierto otros que han causado cierto sensación entre el fandom -básicamente el multiverso-. Siempre inspirándose en la obra de La Guerra del Infinito, creada porJim Starlin. En el camino, han dejado guiños, frases para la historia y grandes momentos.

Todo ello ha dejado al público muy satisfecho. Sin duda, han hecho un gran trabajo.

Avengers en los comics

El centro de las críticas, eso sí, ha sido el arco de Thor. Pero, el suyo, no está cerrado (volverá con Guardians of the Galaxy) y representa muchas cosas. Para mí, es el colofón del proceso de humanización del héroe que venían haciendo.

Por su parte, los «finales» de Iron Man y del Capi si que me parecen de un nivel superior. Y no quiero decir nada más, porque termino llorando.

El papel de los Russo

Bajo mi punto de vista, creo que los hermanos Russo ya habían dirigido dos de las mejores películas de todo el UCM (Captain America: Civil War y Captain America: The Winter Soldier). Así que, aunque habría sido bonito ver a Jon Favreau cerrando un ciclo que él inició, se han ganado por derecho propio capitanearla.

El caso es que, quizá haya obras, como las recién mencionadas, con elementos técnicos mejor ejecutados, pero esta es LA PELÍCULA. Desde que comienza, se percibe algo distinto. La atmósfera es diferente. Algunos planos, la iluminación… Ciertos detalles.

De este modo, en sus tres horas, el film no deja de escalar y escalar hasta llegar a cotas de tensión y emoción que topan con el clímax. Es única. Algo irrepetible.

El futuro

El futuro es incierto. A pesar de ello, empezamos a vislumbrar que puede venir. Para ello, Spider-Man: Far From Home será providencial. Os dejo el tráiler:

Aquí tenéis también un par de hilos muy interesantes de verdaderos expertos en la materia:

 

Avengers: Endgame. Fin del Camino
5 (100%) 1 vote[s]
¡Comparte!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *